WordPress.com vs. WordPress.org: ventajas y desventajas

WordPress.com vs WordPress en hosting propio

En la entrada de relanzamiento del blog les comentaba que hace tiempo consideré migrar este sitio, que anteriormente se encontraba en WordPress en hosting propio (también conocido como WordPress.org), a su versión comercial WordPress.com; cuestión curiosa dado que lo usual es hacer lo contrario. Estuve ahí durante casi tres meses, y aunque al final acabé regresando a WordPress.org, me sirvió para conocer la plataforma de primera mano. A continuación les comparto una comparativa de las ventajas y desventajas de WordPress.com frente a WordPress.org.

Ventajas

  • Cero mantenimiento

    La principal ventaja de WordPress.com, y la principal razón por la que lo consideré. En WordPress.com no tienes que ocuparte de ningún mantenimiento porque Automattic se encarga de todo. Nada de entrar al escritorio un día y encontrarse con un montón de actualizaciones por instalar, nada de tener que mantener una copia en local para hacer las pruebas o arriesgarse a hacerlas en directo y que se rompa todo, nada de que el consumo de recursos se disparó misteriosamente y necesitas hacer malabares para reducirlo o la compañía de hosting te suspenderá el servicio, nada de que se metió un malware por un plugin desactualizado y ahora todo el blog se llenó de spam y hay que hacer limpieza de la base de datos porque no tenías backup, nada de errores de conexión a la base de datos, de luchar contra los que te hacen hotlink… nada de nada, solo escribir y dejarle las cuestiones técnicas a Automattic.

  • Es gratis

    Ok, técnicamente WordPress.org también es gratis, pero para instalarlo necesitas un servidor y eso sí que cuesta; a menos que te arriesgues a montarlo en un servidor gratuito, que sería tan tonto como estar enfermo de cáncer y dejar tu vida en las manos de un curandero. En WordPress.com tienes lo más básico para publicar sin pagar un centavo.

  • Servidores confiables, potentes y seguros

    Sin importar qué servidor contrates para montar WordPress.org, seguramente nunca encontrarás uno con la calidad de los servidores de Automattic. En WordPress.com tienes uptime del 100%, algo de por sí bastante difícil de conseguir. Puedes recibir un tráfico enorme, inclusive ataques DDoS, sin preocuparte por plugins de caché, balanceo de carga, CDNs, bloquear IPs… y tu blog siempre funcionará como la seda, sin siquiera el mas mínimo delay.

    Tampoco te preocupas de implementar decenas de medidas de seguridad para evitar que te hackeen (establecer permisos correctamente, protección del y por .htaccess, actualizaciones, plugins de seguridad, cambiar prefijo de base de datos, backups…) porque Automattic es quien se encarga de todo, lo único que tienes que hacer es tomar las medidas usuales para cualquier sitio (una contraseña larga y complicada, no entrar al sitio desde conexiones inseguras…). Incluso tienes verificación de dos pasos integrada y lista para usar en cualquier momento, así como conexión SSL en toda el área de administración.

  • Tienes algunas funciones avanzadas sin necesidad de plugins

    En WordPress.com puedes hacer muchas cosas para las que en WordPress.org necesitas recurrir a algún plugin, como la mencionada verificación en dos pasos, sitemaps, formularios de contacto, bloqueo de spam, shortcodes para insertar vídeos y audio, botones para compartir en redes sociales, estadísticas, suscripciones…

  • Recibes las actualizaciones antes que los WordPress en hosting propio

    Automattic siempre lanza las actualizaciones y nuevas características primero para WordPress.com antes que para WordPress.org (como el nuevo escritorio), y lo mejor es que, de nuevo, tú no tienes que preocuparte de hacer nada, ya que ellos son quienes se ocupan de probarlas, verificar que todo vaya bien e implementarlas. Hasta puedes pasar meses sin entrar a tu blog y siempre que regreses encontrarás todo actualizado y funcionando como debe. Cualquier noticia sobre ataques a WordPress, como la que recientemente saltó a los titulares, la puedes mirar tranquilamente con cara de Yao Ming ya que a ti no te concierne; todo lo contrario a si tienes WordPress en tu servidor, en cuyo caso tendrás que poner manos a la obra inmediatamente.

Desventajas

  • Muy limitado

    Decir que WordPress.com es limitado es quedarse corto, porque en realidad es MUY limitado. Es increíble que una compañía que desarrolla software libre sea tan restrictiva. Es cierto que tienes algunas funciones avanzadas sin necesidad de instalar plugins, pero por contra hay muchas cosas que no puedes hacer de ninguna manera.

    No puedes poner AdSense ni Analytics (esta última solo si usas Cloudflare y tienes dominio propio), no puedes insertar vídeos que no sean de sitios aprobados por ellos (aunque tienen los principales), nada de iframes, nada de objetos Flash de ningún tipo (olvídate de compartir tu juego preferido), nada de JavaScript, nada de Feedburner MyBrand…

    En mi caso particular, lo más frustrante fue no poder insertar prácticamente ningún código, ni siquiera usando las etiquetas [code][/code] o <pre></pre> para intentar convertirlo a texto plano, por lo que muchas entradas donde compartía trucos quedaron mutiladas y tocaba recurrir a algún servicio externo estilo Pastebin.

    Tampoco puedes modificar los permalinks, acceder a la base de datos, el .htaccess o el robots.txt, instalar plugins, y ni siquiera instalar tu propio theme o modificar los existentes, ni tan solo una línea del CSS. Una inmensa lista de las cosas que en WordPress.org se pueden hacer, en WordPress.com simplemente no. Hay algunas de estas que sí se pueden hacer, pero pasamos al siguiente punto…

  • Pagar, pagar, pagar

    Es cierto que WordPress.com es gratis, pero solo algunas cuantas cosas. Si quieres extenderlo un poco más fuera de las limitaciones, hay que pagar. ¿Quieres usar tu propio dominio? $13 (aunque ya lo tengas comprado, hay que pagar ese cargo extra para que te dejen usarlo). ¿Quieres modificar el CSS de tu theme? $30. ¿Vídeos que no sean de los servicios aprobados? $60.

    Para muchas cosas que quieras hacer, hay que abrir la billetera. Podríamos pensar que es entendible puesto que de alguna manera tienen que sostenerse económicamente; pero por ejemplo, en Blogger y Tumblr tienes todo eso y mucha más flexibilidad sin costo extra, y en la mayoría de sus limitaciones a WordPress.com se le pasó la mano. La de los códigos y la de los vídeos sí que me fastidiaron.

  • Los themes disponibles no podrían ser más feos

    Cuando decidí restaurar mi blog llegué a la conclusión de que el theme a elegir tendría que ser imprescindiblemente de diseño responsivo (de esos que se ajustan al ancho de la pantalla, sin importar si es PC, tablet, teléfono, etc). Pues bien, aunque WordPress.com tiene una gran variedad de diseños a escoger, actualmente solo hay 55 themes responsivos gratuitos, y la mayoría valen lo que cuestan; es decir, no valen un duro.

    Como en WordPress.com no puedes subir tu propio theme, si no te gustan los gratuitos no te queda otra opción más que comprar uno Premium, de los cuales hay bastantes muy hermosos pero a precios un tanto exorbitantes. Y si algo no te agrada del theme elegido, tendrás que aguantarte porque no se pueden modificar (de nuevo, a menos que pagues).

  • Estás a merced de los caprichos de Automattic

    Dejarle todo el trabajo de mantenimiento a una empresa tiene sus desventajas. Puede que te ahorre mucho tiempo y esfuerzo, pero si alguna de sus decisiones te disgusta, no hay nada que puedas hacer para remediarlo, porque todo el control del blog lo tiene ella y no tú.

    Por ejemplo, un detalle de WordPress.com que me molestó mientras lo probaba fue que, si un visitante deja un comentario y en el campo del e-mail escribe uno que esté registrado en Gravatar, el sistema lo detecta y lo obliga a iniciar sesión para poder enviar el comentario. Seguramente se trate de una medida de seguridad para evitar suplantaciones, pero desde mi punto de vista da mucha pereza tener que iniciar sesión solo para dejar un comentario, y como Automattic no dejó en ninguna parte la opción para desactivar este comportamiento, y tampoco es posible instalar un sistema como Disqus, sencillamente no había nada que yo pudiera hacer.

    En WordPress.org, si algo no te gusta, es casi seguro que haya un plugin o una función que lo resuelva. En WordPress.com solo te queda aguantarte.

  • Problemas al migrar

    Una vez que concluí que WordPress.com no era para mí y comencé la migración de regreso a WordPress.org, me topé con un nuevo problema: WordPress.com solo incluye la opción para exportar las entradas y comentarios en un archivo XML, pero no así las imágenes, y al no tener acceso por FTP a los directorios del blog no había manera de descargarlas todas al mismo tiempo. El plugin oficial de WordPress.org para realizar migraciones desde WordPress.com tiene supuestamente la función de descargar las imágenes, pero aunque lo intenté varias veces, no lo conseguí y tuve que descargarlas manualmente y volver a insertarlas, incluyendo seleccionar de nuevo las imágenes destacadas de cada entrada.

    Por lo tanto, si te decantas por esta plataforma, deberás estar consciente de que si te cansas de ella no te será fácil salir.

Conclusiones

Cada plataforma tiene sus pros y contras, y la opción a elegir dependerá mucho del tipo de usuario y del uso que se le piense dar al blog. Si eres un usuario sin muchos conocimientos técnicos y/o al que solo le interesa escribir y no preocuparse por el mantenimiento del blog, y no te importan las limitaciones o estás dispuesto a pagar para resolverlas, tu opción es WordPress.com. En cambio, si eres un usuario al que le gusta tener control absoluto sobre su sitio, personalizarlo hasta la saciedad, y estás dispuesto a invertir algo de trabajo y tiempo para mantenerlo y resolver los problemas que se presenten, lo mejor es WordPress.org.

También podrías combinar ambos: muchos webmasters tienen sus sitios en plataformas autoadministradas, y sus blogs personales o de noticias en plataformas comerciales como Tumblr, Blogger o WordPress.com. De esta manera pueden enfocar toda su atención a sus sitios, y usar las plataformas comerciales para informar cuando los primeros se caen, están en mantenimiento o presentan alguna falla; aprovechando el mantenimiento 0, uptime del 100% y la seguridad de los segundos.

Etiquetas: