Roxana Saberi, una periodista ejemplar

Una reportera se mantiene en huelga de hambre tras ser condenada injustamente.

Roxana Saberi

Roxana Saberi es una periodista iraní de 32 años. Nacida en Fargo, Dakota del Norte, su padre es el iraní Reza Saberi y su madre la japonesa Akiko Saberi. Miss Dakota del Norte en 1997 y finalista de Miss America en 1998, se graduó en comunicación y francés en el Colegio Concordia de Morhead, Minnesota; y posee además un Máster en Periodismo de la Universidad Northwestern y un segundo Máster en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge.

En febrero de 2003, Roxana se mudó a Irán, trabajando para la National Public Radio (NPR) y colaborando con la British Broadcasting Corporation (BBC), la ABC, Fox News y la digital Feature Story News (FSN); al tiempo que cursaba un nuevo máster en estudios iraníes y relaciones internacionales, y se preparaba para escribir un libro sobre estos temas.

Lamentablemente, el 31 de enero de este año, la corrupción interrumpió la brillante carrera de esta periodista y ahora también ha puesto en peligro su vida. Ese día, Roxana Saberi fue encarcelada bajo el cargo de haber comprado una botella de vino, acto que es penado en los países musulmanes en los que el consumo del alcohol está prohibido.

Diez días después, la mujer informó a sus padres acerca del arresto, pero les pidió que no dieran la voz de alarma ya que confiaba en que pronto sería puesta en libertad. El 28 de febrero, luego de más de dos semanas sin tener noticias de ella, su padre decidió denunciar el caso a la prensa, el cual se hizo público al día siguiente a través de la National Public Radio, para la que trabajara Roxana.

Tras esto, la situación comenzó a ponerse más turbia. El 2 de marzo, el portavoz de la diplomacia iraní, Hassan Qashqavi, cambió la acusación original por adquisición de alcohol a otra en donde se afirmaba que la periodista había estado laborando ilegalmente, ya que su acreditación en Irán supuestamente había vencido en 2006; y al día siguiente el portavoz del Poder Judicial, Ali Reza Yamshidi, declaró que se le había trasladado a la prisión de Evine, al oeste de Teherán, por orden del Tribunal Revolucionario.

El 6 de abril sus padres pudieron visitarla en prisión, pero tres días después los cargos cambiaron nuevamente, ahora acusándola de ser espía de Estados Unidos. El día 13 se le sometió a un dudoso juicio a puerta cerrada, dando el veredicto a los cinco días en el que se le declaraba culpable de transmitir información clasificada a los servicios secretos estadounidenses y se le condenaba a 8 años de cárcel.

El caso llamó entonces la atención del gobierno estadounidense, especialmente de Hillary Clinton, quien hizo un llamado a Irán exigiendo la pronta liberación de la periodista. El día 20 de abril, la Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi se unió a la causa, convirtiéndose en abogada de Roxana y ayudando con esto a su anterior abogado, Abdul Salam Jorrashahi.

Sin embargo, y a pesar de existir una orden judicial que lo exigía, no le fue permitido a Ebadi reunirse con la periodista, tras lo cual esta decidió protestar por su liberación iniciando una huelga de hambre, durante la que solo aceptaba agua, ya fuese sola o con azúcar. Varios días después, al cuestionárseles al respecto, funcionarios iraníes negaron la existencia de dicha huelga, por lo que Roxana aumentó el rigor de su protesta y dejó también de beber agua, deteriorando rápidamente su salud, por lo que el 1 de mayo tuvo que ser internada en la clínica de la prisión, de la que fue dada de alta el mismo día tras volver a tomar líquidos. Previamente, el 28 de abril, cuatro miembros de la organización Reporteros Sin Fronteras habían iniciado también una huelga de hambre, pidiéndole a su compañera abandonar la suya para tomar ellos “el relevo”, aunque Saberi se negó. Desde entonces se han unido a la campaña voluntarios de todo el mundo y se han reunido firmas para acabar con esta situación que se ha tornado cada vez más desesperada; literalmente, de vida o muerte. Por su parte, el vocero Qashqavi solicitó a Reporteros Sin Fronteras y a las asociaciones Pro Derechos Humanos que dejen de entrometerse en el asunto, alegando que “la justicia iraní es un cuerpo independiente, y cualquier intento extranjero de interferir con ella va contra la ley internacional”.

Este caso se presenta en un momento en el que las relaciones entre Irán y Estados Unidos se han vuelto delicadas, luego de que el presidente Barack Obama expresara su deseo de reanudar los lazos diplomáticos entre ambos países, que se encuentran rotos desde la caída del monarca pro occidental Mohamad Reza Pahlevi en 1980; por lo cual Reporteros Sin Fronteras declaró que la vida de la joven no puede ser usada con fines políticos.

Roxana Saberi se ha unido así a las periodistas Euna Lee y Laura Ling, quienes se encuentran en Corea del Norte arrestadas también bajo dudosos cargos. En 2008 fueron 125 los periodistas encarcelados alrededor del mundo, y este 3 de mayo irónicamente se celebró el Día Internacional de la Libertad de Prensa.

Se puede obtener más información sobre este caso en la página Free Roxana Saberi y estar al tanto de las últimas noticias a través de Twitter.

Como agregado, Reporteros Sin Fronteras ha publicado su lista de Los 40 predadores mundiales de la libertad de prensa, entre los que se encuentra Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán, cuyo país ocupó además el puesto 166 de 173 en la clasificación 2008 de la libertad de prensa, y actualmente encontrándose en sus cárceles siete periodistas y dos blogueros.

Roxana Saberi cumplió 32 años el pasado 26 de abril.

Fuentes: