Joven de 17 años laceada y arrastrada en un rodeo

Acabo de encontrar este video en Internet y la verdad no sé cómo expresar lo que sentí al verlo; o mejor dicho, no sé cómo expresarlo con palabras que no tenga yo mismo que censurar.

El video muestra a una joven de 17 años llamada Constanza, activista en pro de los derechos de los animales, que irrumpe en un rodeo que se realizaba en el Estadio Nacional de Chile; obviamente para protestar contra los malos tratos a los que son sometidos los toros en este tipo de eventos. Entonces, uno de los huasos le atrapa un brazo con la soga y la arrastra por la arena para sacarla de ahí. Al fondo se escucha la voz del organizador que por el micrófono dice “¡Sáquenla para fuera! ¡El deporte es de nosotros!”.

¿Deporte? ¿En serio a eso se le puede llamar “deporte”?

Encima, el director de la Federación de Rodeo Chileno, Antonio Rivas, dice que encuentra “en alguna medida, razón en esa reacción”; como intentando decir que “la chica se lo buscó y ahora que se aguante”. Sé muy bien que aquéllos que gustan de este tipo de barbarie (porque deporte no es) lo miran como nosotros veríamos a un espontáneo fastidioso que invade un campo de fútbol, pero no es lo mismo. Los espontáneos se meten a los juegos para satisfacer un momento de locura personal, pero lo que ésta chica hacía era reclamar por algo totalmente válido: el respeto a otro ser vivo que es usado como mero juguete para el entretenimiento de un montón de salvajes que encuentran diversión en su miedo y en su dolor.

Y es que si a alguien le queda alguna duda de que eso es salvajismo, que mire el video otra vez. No digo que todos los que participan en los rodeos puedan hacerle lo mismo a una persona, pero solo hay que escuchar el testimonio de la chica (quien ahora debe estar más que convencida de que la razón por la que luchaba era correcta) para saber lo que se siente estar del otro lado de la cuerda.

Ojalá que este penoso incidente sirva para que más gente se dé cuenta de ello; y dejando de lado la comparación, espero que el tipo que atacó así a la joven reciba el castigo que merece, porque eso es una agresión física y no estaría mal que durmiera un par de noches tras las rejas para que le quede claro.

Etiquetas: