JetPack al diablo

Saturno devorando a su hijo - Francisco de Goya

Varias veces en comentarios en otros blogs y foros he dado mi opinión acerca de JetPack, ese megaplugin oficial de Automattic que básicamente promocionan como la maravilla que todo lo hace y todo lo puede. Pero mi opinión sobre él también se puede resumir de una manera muy básica: lo odio.

La razón fundamental es que pienso que lo hermoso de usar software libre como WordPress es lograr la independencia de servicios de terceros; tener todo bajo tu control, que funcione por sí mismo y en donde no dependas de nadie, y JetPack precisamente da al traste con todo eso, externalizando a una cuenta de WordPress.com características que deberían venir de serie en el WordPress instalable.

Aún con ello, estaba utilizando este plugin, simplemente porque ofrece muchas funciones interesantes y creía que resultaba más conveniente instalar un solo plugin que hiciera de todo que instalar varios plugins que hicieran cada una de esas cosas por separado, además de que según yo JetPack utilizaba los recursos de WordPress.com y no los del propio hosting, de manera que no debería afectar en la carga del blog.

Así era hasta que leí esta entrada en Ayuda WordPress en donde incluyen a JetPack en la lista de los “plugins que NO deberías instalar”, hablando precisamente de su alto consumo de recursos. Efectivamente, JetPack no era la pluma ligera que yo pensaba sino que resultó ser un monstruo lento y devorador como jamás había visto. Un análisis con P3 (Plugin Performance Profiler) dio como resultado esta gráfica:

P3 Jetpack

JetPack representaba nada menos que el 75% de la carga de todos los plugins del blog. Inaudito.

De cualquier forma, ¿qué tanto era lo que estaba haciendo ese plugin? Recuerdo que cuando recién lo instalé utilizaba prácticamente todos los módulos, pero al paso del tiempo fui desactivando gradualmente aquéllos que ya no iba considerando esenciales. Al ver la gráfica le di otro vistazo a los módulos activos y caí en la cuenta de que solamente estaba usando 4 (sí, solo 4 se llevaban el 75%, imaginen si se usan todos o_O), y todos ellos prescindibles:

  • Estadísticas: Lo acepto, un módulo muy bueno, el mismo que viene integrado en WordPress.com y que anteriormente se le conocía como WordPress.com Stats antes de ser fusionado en JetPack. Sin embargo, no acostumbro mirar las estadísticas con frecuencia y además ya tengo integrados en la plantilla los códigos de StatCounter y Google Analytics (que tampoco miro), por lo que un tercer sistema de estadísticas salía sobrando.
  • Gravatar Hovercards: Era para que al poner el puntero del ratón sobre el avatar de un comentarista se desplegara su ficha de Gravatar. Una tontería.
  • Distribución mejorada: Supuestamente le avisa a los buscadores cuando publicas un artículo en tu blog, a fin de acelerar la indexación y mejorar el posicionamiento. En mi caso, desde que lancé el blog envié personalmente los sitemaps a Google y Bing, y cada vez que escribo algo también publico el enlace en Google+ y Twitter. En resumen, otro módulo sobrante.
  • Formulario de contacto: Esta fue, de hecho, casi la única razón por la que instalé JetPack en un principio. Me resulta increíble cómo un sistema tan potente como WordPress no puede incluir por defecto un simple formulario de contacto y es necesario recurrir a plugins para utilizarlo. Incluso Automattic, habiendo creado uno, prefirió integrarlo en un plugin que en el propio sistema. Primero era con el plugin Grunion Contact Form el cual funcionaba a las mil maravillas. Era pequeño, fácil de usar, con las características adecuadas, y simplemente funcionaba. Luego, como era de esperar, lo integraron a JetPack y tuve que instalar el superplugin para seguirlo utilizando, y he aquí a lo que llegué, 75% de carga solo para un estúpido formulario de contacto que en su mayoría usan solo los HOYGANs.

Así las cosas, estaba claro lo que tenía qué hacer: JetPack se tenía que ir al diablo inmediatamente. La única cuestión era encontrar un sustituto para el módulo del formulario de contacto.

Me sorprendió lo difícil que era encontrar un plugin de formulario que hiciera lo que buscaba. Lo único que quería era un formulario simple, con los campos más básicos y quizás un captcha sencillo para que mi correo no se inundara de spam, pero tal parecía que los desarrolladores de plugins consideraban que era una pérdida de tiempo crear algo tan elemental y preferían cargar sus formularios con todo tipo de opciones que seguían llevándose un gran pedazo en la tarta de P3; ni de lejos tan grande como JetPack, pero evidentemente mayor de lo que deberían. Otros muy simples que encontré llevaban años sin actualizarse o directamente no funcionaban (esto de hecho es culpa de ciertas configuraciones mías que por ahora no viene al caso detallar).

Finalmente, luego de mucho buscar sin encontrar nada que me satisficiera, y ya que lo que necesitaba era algo sin muchas prestaciones, me puse mejor a escribir un plugin por mí mismo y en poco tiempo ya tenía algo funcional, que es justo lo que está ahora en la pestaña de Contacto (no sé si a alguien le interese, pero en cuanto adapte un poco el código lo liberaré por si gustan usarlo). Problema resuelto sin tonterías de megaplugins, y la diferencia en la gráfica de P3 ahora es brutal:

P3 sin JetPack

El formulario de contacto ya ni siquiera aparece, el impacto de los plugins cayó del 47.9% al 18.1%, y los mayores pedazos de pastel corresponden ahora a Wordfence y Better WP Security; pero siendo los plugins de seguridad es algo más comprensible. Igualmente me convendría ver si puedo optimizarlos un poco, pero el punto es que ahora ya puedo decir, JetPack, vete al demonio.

Etiquetas: