I’m back… again

Terminator I'm BackAsí es, mi blog personal está de regreso… otra vez. 😀

Han pasado poco más de 2 años (sí, ¡dos años! o_O) desde aquél 14 de marzo de 2011 en que eché abajo todos mis blogs y sitios web, cerré mis cuentas en redes sociales y me alejé temporalmente del mundo internetiano. Semejante decisión no fue tomada de un momento para otro, sino que venía considerándola desde varios meses atrás. Los blogs me estaban consumiendo demasiado tiempo y vivía con una sobrecarga de información constante que comenzaba a causar estragos en mi vida cotidiana. Fue entonces que entré a participar con un proyecto en un taller para emprendedores y decidí que era el momento de dejar todo a un lado para poder concentrar toda mi atención en ello.

Luego de un par de meses completamente offline, que me ayudaron en gran medida a relajarme, aclarar mi mente y reenfocar mis metas, comencé a regresar poco a poco a mi antigua actividad, pero preferí esperar todavía un tiempo más antes de volver a los blogs. No estaba preparado aún para lidiar con esa carga, y había además muchas tareas de mantenimiento que tenía pendiente realizar desde que se encontraban online y de las que, por supuesto, no estaba dispuesto a ocuparme todavía.

Como si el destino respaldara mi idea, en agosto sucedió lo peor imaginable cuando perdí el dominio al dejarlo vencer por accidente por una confusión con mi entonces registrador y pasó a manos de un spammer (y con la pesadilla que había sufrido para obtenerlo ¬¬!!!). Llegué a comunicarme con él varias veces a través del correo que aparecía en el Whois rogándole que me lo vendiera de regreso (a sabiendas de que no tenía con qué pagarle si aceptaba :P), pero al poco tiempo me di cuenta de lo estúpido que había sido hacer eso puesto que si el tipo se daba cuenta del valor que tenía seguiría renovándolo año con año y jamás lo soltaría hasta que le pagara. Por suerte, parece que nunca vio los mensajes ya que jamás me respondió, y yo crucé los dedos para que así fuera y me puse a esperar a ver si al año siguiente optaba por no renovarlo y conseguía registrarlo de vuelta.

El 15 de mayo de 2012, catorce meses después del cierre del blog, se cumpliría un año del concierto de U2 al que asistí en el Estadio Azteca, y quise festejarlo escribiendo el relato del evento; de forma que monté el blog, todavía sin el mantenimiento, en un WordPress básico usando mi otro dominio (manuelfte.com) y escribí una entrada anunciando mi regreso (razón por la que ahora digo que regresé otra vez). Sin embargo, la mala suerte quiso que por entonces me encontrara en exámenes finales, lo que me impidió escribir el relato, y volví a echar abajo el blog.

En junio, estando cercana la fecha de expiración del dominio, hice un backorder a Name.com, y en octubre finalmente lo recuperé, pero todavía seguía dudando si restaurar el blog o no.

Por fin, hace unos cuantos meses, empezó a agobiarme el hecho de tener tantas cosas que quería escribir y no tener dónde hacerlo, por lo que concluí que había llegado la hora de regresar. Con el fin de evitarme los trabajos de mantenimiento consideré que quizás sería una buena idea montar el blog en WordPress.com, una plataforma que siempre afirmé odiar por lo limitada que es pero que para este caso podría liberarme de mucha carga, de manera que a principios de abril compré la actualización para usarlo con mi propio dominio, importé las entradas y comencé la faena de intentar ajustarlo a mis necesidades. Afortunadamente, me arrepentí justo a tiempo. Esos tres meses me bastaron para constatar que WordPress.com es una basura incluso mayor de lo que yo pensaba. Ningún ahorro de trabajo podía disculpar tanta limitación (he publicado un análisis más completo en WordPress.com vs. WordPress en hosting propio: ventajas y desventajas), así que me instalé una copia de WordPress en local y puse manos a la obra.

Uno de los objetivos originales para mi regreso era preparar un nuevo theme propio para el blog escrito desde cero, ya que anteriormente utilizaba un Frankenstein lleno de errores que creé al mezclar el Twenty Ten con partes del Hybrid News, y ansiaba también darle una “identidad propia” al sitio. No obstante, todavía no domino WordPress a ese nivel, de forma que tuve que limitarme a buscar un theme que me agradara y tras varias horas navegando encontré este, el Boldr Lite, que me gustó porque es responsivo (que era un requisito indispensable) y en general me agrada cómo luce, y después de unas ligeras modificaciones quedó en su punto.

Una vez resuelto eso siguió la tarea principal, que era la de importar las entradas y comentarios. Luego de sucesivas migraciones, eliminaciones y experimentos, tenía esa información dispersa en el blog original de Blogger (ya que esa fue la plataforma donde empezó este blog), dos instalaciones de WordPress.org, el blog de WordPress.com, e incluso algunas en la caché de Google Reader y la suscripción por correo de Feedburner, con lo que tuve que hacer malabares para reunirlas todas en un solo archivo XML e importarlas a este blog. Ahora, con excepción de unas pocas entradas y comentarios que se han ido para siempre al /dev/null, ya están todas reunidas aquí, pero la gran mayoría las tengo como borrador y las estaré corrigiendo y publicando poco a poco (en este momento ya hay alrededor de 20).

Finalmente, fue cuestión de darle un repaso a mi antigua lista de plugins para reinstalar los que habría de mantener y reemplazar los que han sido abandonados por otros actualizados, ajustar las configuraciones adecuadamente, escribir las dos entradas de relanzamiento, contratar un nuevo hosting (me decidí por BanaHosting), subir todo, y por fin estoy listo para volver a compartir ideas en mi blog. Y no, por si se lo preguntaban, no pienso volver a echarlo abajo nunca más.

No hay mucho más que decir excepto let’s blogging! 😀

Etiquetas: