7 (+1) razones para usar Google Chrome

Esta es una respuesta a la entrada casi homónima de Eduardo N. Fortes que lleva por título 7 (+1) Razones para no usar Google Chrome.

Navegadores de Internet

Si bien Firefox es el navegador que utilizo para el diseño de mis blogs, gracias a sus extensiones Firebug y ColorZilla principalmente, para la navegación diaria recomiendo usar Google Chrome; de hecho, si recuerdan el truco para crear mensajes que se ven solo con Internet Explorer, hace meses que cambié el banner original que sugería cambiarse a Firefox por otro que aconseja usar el navegador de Google.

Algunas de las razones son las siguientes:

  1. Código abierto: Aunque Google Chrome como navegador compilado es propietario, su código es abierto, mientras que el código sin compilar es libre. Eso ha permitido el desarrollo de navegadores “hermanos” como SRWare Iron.
  2. Seguridad: Ha demostrado ser el navegador más seguro de todos gracias a su modelo sandbox. Como dicen en Genbeta, es un navegador demasiado difícil de hackear.
  3. Estabilidad: Es prácticamente imposible “tumbarlo”, e incluso puede vencer al némesis de los navegadores, Flash, simplemente matando el proceso correspondiente desde su Administrador de Tareas integrado.
  4. Desarrollo web: Chrome no trajo al mercado de los navegadores un nuevo motor como le gusta hacer a Internet Explorer cada vez que se actualiza, sino que tomó uno existente y libre, WebKit, y lo mejoró hasta el grado de convertirlo en uno de los más rápidos y respetuosos de los estándares. Como muestra, mientras que WebKit y Presto (el motor de Opera) sacan 100 de 100 en la prueba de Acid3 desde el año pasado, Gecko (el motor de Firefox) aún tiene 94.
  5. Velocidad: Con esto me refiero tanto a la velocidad de carga de las páginas como al tiempo que tarda el navegador en abrirse. En ambos aspectos Opera y Chrome han ido palmo a palmo durante los últimos tests, mientras que Firefox, a pesar de ser muy rápido en la carga de sitios web, tarda tanto tiempo en arrancar que da verdadera pena.
  6. Actualizaciones automáticas: Uno de los puntos por los que se lo recomiendo a usuarios noveles que todavía usan Internet Explorer. Es común ver aquéllos a quienes les recomendaron Firefox y siguen usando la versión 2, ignorando todas las advertencias que les pedían actualizar el programa. Como Chrome lo hace por su propia cuenta y “en secreto”, la persona que lo usa puede tener la seguridad de que siempre poseerá la última versión sin tener que hacer nada.
  7. Simplicidad: Este factor que al principio lo hace verse tan raro, después resulta muy agradecible, pues es facilísimo de usar y ocupa un espacio en pantalla insignificante.

El número 8 es mi favorito: Google Chrome es un navegador verdaderamente innovador, partiendo desde su diseño, el modelo sandbox, la navegación privada, la Omnibar; hasta algunas de sus últimas ideas, como traer Flash de serie y encargarse él mismo de actualizarlo, sincronización completa con temas y preferencias incluidas…

Firefox, y esto es algo con lo que los usuarios de Opera estarán de acuerdo, le copia todo a Opera; hasta dudo mucho que alguien pueda mencionarme una sola característica que haya aportado al mundo de los navegadores además de las extensiones.

Rebato también algunos puntos erróneos en la lista de Eduardo:

  • Chrome también tiene bloqueadores de publicidad, ahora mismo yo tengo dos instalados: AdBlock y AdThwart.
  • Si eres un temeroso de tu privacidad, desde el menú de Opciones de Chrome puedes desactivar el envío de datos a Google.
  • Cuando recién instalas el navegador, aparece un mensaje enorme preguntándote si quieres mantener Google como motor de búsqueda predeterminado o cambiarlo. Entonces, lo del buscador tampoco es una excusa para no usarlo.

Por supuesto, Chrome no es para nada perfecto. Algunos defectos a destacar son: la barra de scroll se traba frecuentemente; hay ocasiones en que escribo una dirección y al dar Enter se borra y no la carga; los sitios que aparecen en la página de nueva pestaña no se pueden personalizar fácilmente como en el Speed Dial de Opera; sus extensiones aún no están muy evolucionadas (el Firebug de Chrome no es ni la sombra de la versión para Firefox); y lo peor, su instalador online obliga a descargarlo cada vez que se quiera instalar e impide hacerlo en computadoras que se encuentren detrás de un proxy; si bien existe un instalador offline pero no es muy conocido.

A pesar de todo esto, creo que Google Chrome es uno de los mejores navegadores que existen, y estoy seguro de que el desarrollo tan acelerado que tiene lo llevará a convertirse en el ganador indiscutible dentro de pocos años.